El lunes 8 de junio de 2015, memoria litúrgica del Beato Stefano Sándor, el Rector Mayor, Don Ángel Fernández Artime, realizó una visita al cardenal Angelo Amato, SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, con ocasión de la presentación oficial de la «Positio super martyrio»del Siervo de Dios Tito Zeman, SDB. Acompañaron al Rector Mayor, el P. Pierluigi Cameroni, Postulador General, y el P. Josef Slivon, vice-postulador de la causa del P. Zeman.

En la audiencia, el cardenal Amato presentó el Rector Mayor a algunos miembros de la congregación, entre ellos al Secretario Mons. Marcello Bartolucci y al Subsecretario, el P. Boguslaw Turek, de la Congregación de los Micaelitas. También Don A.F. Artime tuvo la posibilidad de visitar algunas zonas de la Congregación, incluyendo la Sala del Congreso y de las Sesiones ordinarias, el archivo y la capilla.

La Positio del mártir Tito Zeman tuvo como relator al P. Zdzisław Kijas, OFM Conv., Y como colaboradora a la Dra. Ludovica Maria Zanet, asistida por la Dra. Helena Barátová. Los elementos estructurales de la «Positio» – que presenta de forma crítica y en profundidad todo el aparato probatorio documental y testimonial sobre el martirio del Siervo de Dios – son: una breve presentación por parte del Relator; la Informatio super martyrio, o sea, la parte teológica en la que se demuestra que el Siervo de Dios sufrió el martirio; los Summariumcon las pruebas testimoniales y documentales.

Después de la entrega, la Positio será examinada por los Consultores teológicos de la Congregación para las Causas de los Santos.

Tito Zeman, sacerdote salesiano eslovaco, nació en una familia cristiana el 4 de enero de 1915, en Vajnory, Bratislava. En Turín, el 23 de junio de 1940, llega a la meta tan deseada del sacerdocio. Cuando el régimen comunista Checoslovaco, en abril de 1950, prohibió las órdenes religiosas y comenzó a deportar a los religiosos y religiosas en los campos de concentración, organizó viajes clandestinos a Turín para permitir a los jóvenes salesianos completar sus estudios.

El Siervo de Dios organizó dos expediciones para más de 60 jóvenes salesianos. En la tercera expedición el P. Zeman, junto con los fugitivos, fue arrestado. Sufrió un severo proceso, durante el cual fue descrito como un traidor y espía del Vaticano, y se arriesgó incluso a la muerte. El 22 de febrero de 1952, en consideración de ciertas circunstancias atenuantes, fue condenado a 25 años de pena.

Don Zeman salió de prisión después de 12 años de reclusión, el 10 de marzo de 1964. E irremediablemente marcado por el sufrimiento padecido en la cárcel, murió cinco años más tarde, el 8 de enero de 1969, rodeado por una gloriosa fama de martirio y de santidad.